Seguridad Basada en el Comportamiento, “Autocuidado”

Cuando hablamos de autocuidado, hablamos de nuestra protección y de los cuidados que debemos tener para conservar nuestra integridad y eso es cierto. Pero hemos pensado en el alcance de mantenernos saludables e íntegros?

autocuidado

El autocuidado va mucho más allá de nosotros mismos. Es algo que afecta a todos a nuestro alrededor y de diferentes maneras.

Sufrir una herida, por leve o pequeña que sea, perder una parte de nuestro cuerpo o alguna función, será terrible para nosotros mismos, pero vale la pena detenernos a pensar también en las personas a nuestro alrededor. A nuestros seres queridos, a nuestros compañeros de trabajo y aprovechar nuestros gustos.

Contar con nuestro cuerpo y nuestras habilidades nos permite jugar con nuestros hijos, acariciar a nuestros padres y a nuestras parejas. Disfrutar de eventos y espectáculos, practicar nuestro deporte favorito, bailar, cantar y reír. Es decir, disfrutar de todas las cosas de la vida plenamente.
En repetidas ocasiones hemos dicho que más del noventa por ciento de los accidentes ocurren por fallas humanas.

¿Qué significa eso?

Significa que la falta de detenernos a evaluar las situaciones, el correr riesgos innecesarios, la prisa, el mal juicio o el mismo desconocimiento de las cosas ocasiona accidentes. Y todos esos accidentes, al ser decisiones de las personas pueden ser evitados.

Cuál es la necesidad de levantar cargas mayores a nuestra capacidad, manipular sustancias peligrosas sin tomar las medidas para protegernos, dejar de usar el casco, las botas o conducir embriagados? Ninguna.

Hacerlo es exponernos a sufrir un accidente o una lesión que desafortunadamente puede afectarnos por el resto de nuestras vidas. Eso es faltar a la autoprotección.

Pero exponernos a un accidente por no tomar las medidas para evitarlo puede llevar a nuestros hijos a visitarnos a un hospital en lugar de jugar con ellos en un parque, puede hacer que nuestro equipo de fútbol deje de contar con nosotros en lugar de participar del partido, puede hacer que faltemos a una -o muchas- fiestas por estar incapacitado o en la cama de un hospital.

Es, en algunos casos afectar los ingresos de dinero de nuestra familia afectando otras cosas como el techo, la alimentación o educación de ella. O puede hacer que nos convirtamos simplemente en un recuerdo para ellos.

Como podemos ver, cuidarnos no es solamente por nosotros mismos; es por todas esas personas que gozan de nosotros y reciben nuestro apoyo.

Antes de realizar nuestras actividades y durante la realización de ellas, pensemos y actuemos para hacerlas bien hechas y de manera que aseguremos que volveremos a casa.

Consultas:
charlasdeseguridad@live.com.ar 
@charlasdeseguri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *