Picadura de alacrán: ¿cuáles son los síntomas después de una picadura?

El alacranismo o escorpionismo es un cuadro clínico, potencialmente grave y letal, que se produce por la picadura e inoculación de veneno de diferentes especies de alacranes del género Tityus.

La picadura de la especie del Tityus trivittatus (la especie más venenosa de las presentes en el país, que se diferencia de las demás por ser de color marrón claro) puede ser, según el Ministerio de Salud de la Nación peligrosa sobre todo en ancianos o niños y en personas con problemas de salud (por ejemplo, hipertensos, cardiópatas o diabéticos).

Consultado por Infobae, el jefe de División Toxicológica del Hospital Fernández, Carlos Damin (MN 81.870), explicó que “si bien puede ser grave tanto en adultos como en niños, el veneno es mucho más tóxico en los casos infantiles. En adultos, sin embargo, es raro que sea grave”.

El cuadro que producen estas picaduras son intoxicaciones agudas, provocadas por el veneno del animal: una neurotoxina que actúa sobre terminales nerviosas periféricas del sistema nervioso simpático y parasimpático.

CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DESPUÉS DE UNA PICADURA

En primer lugar se produce un gran dolor en la zona de picadura, según indicó el toxicólogo. Sin embargo, la gravedad va a depender de si el veneno se distribuye o no por el cuerpo. En ese caso, se trata de un cuadro sistémico, donde se compromete el sistema nervioso y el aparato cardiovascular, generando arritmias cardíacas, lo que puede producir paros cardíacos, poniendo en riesgo la vida. Cuando es local, el cuadro no es tan grave. Damin explicó que la gravedad del cuadro dependerá de factores como el lugar de la picadura (porque no es lo mismo una picadura en el pie, por ejemplo, que en el cuello).

Los síntomas locales son:

– Dolor y sensación de quemadura
– Enrojecimiento
– Sensación de adormecimiento o anestesia alrededor de la picadura
– Contracciones musculares fibrilares
– Salivación
– Vómitos
– Diarrea
– Excitación y temblor generalizado acompañado de llanto o gemidos constantes (más común en niños)

Síntomas sistémicos:

– Piel pálida y sudor
– Fiebre y luego hipotermia
– Cefalea, vértigo, agitación y delirio
– Salivación
– Lagrimeo
– Vómitos
– Diarrea
– Visión borrosa y movimientos oculares rápidos
– Taquicardia

Fuente

Consultas:
charlasdeseguridad@live.com.ar
@charlasdeseguri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *