Seguridad en el manejo de explosivos. Accidente en Azul, Argentina, año 2009

Un accidente en Fanazul provocó ayer la muerte de un trabajador que tenía 34 años.


La sede de Fanazul, fue escenario ayer (12/1/2009) de un accidente donde murió un trabajador.
Un hombre de 34 años de edad murió ayer, mientras trabajaba en un depósito de chatarra al aire libre y se produjo una explosión.
La víctima, falleció en forma inmediata después de producida esta explosión.
El hombre se desempeñaba como operario de una empresa subcontratista de mantenimiento industrial.

El accidente ocurrió ayer alrededor de la hora 11.40. Fue cuando el operario accidentado se encontraba trabajando junto a otro compañero que resultó ileso, el mismo que aparentemente había ido a buscar una herramienta a otro sector del depósito cuando se produjo la explosión.
En ese momento, estaba utilizando una amoladora en un depósito de chatarra al aire libre que está situado en un sector interno de la planta.

“Se escuchó una explosión fuerte”

Uno de los testimonios que pudo recoger El Tiempo (diario de la localidad Argentina de Azul) ayer dio cuenta de que a la hora del accidente “se escuchó una explosión fuerte”. “Fue a eso de las 11.40 horas y provenía de un sector de chatarra que está al aire libre. Ahí se llevan todos los caños, tambores y tarros que se sacan porque no se utilizan y se reciclan”.
La fuente consultada por este medio estimó que “seguramente el accidente se produjo por un residuo de explosivos”, no descartando que podría haberse tratado de glicerina.
De acuerdo a lo consignado, la víctima fatal se encontraba en ese lugar junto a otra persona realizando su labor como operario de una empresa contratada por Fanazul y la explosión “lo despidió alrededor de diez metros, quedando arriba de la chatarra”.

El occiso se encontraba junto a un compañero que en ese momento había salido del depósito, al parecer a buscar una herramienta, cuando al cortar con una amoladora una bomba de nitrocelulosa que hace varios años estaba en desuso en dicho lugar se produjo este accidente.
La acción de la amoladora contra dicho elemento, más la chispa que se generaba al cortar el metal, provocó una explosión en ese depósito ubicado al aire libre en un sector de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos Azul.

Según versiones recogidas ayer por El Tiempo, el hombre tenía una amplia experiencia en cuanto al trabajo que desarrollaba, el cual desde hacía algunos años llevaba adelante en el lugar donde se produjo la explosión que derivó en su deceso.

Fuente: Diario El Tiempo, Azul, 12/01/2009

Consultas:
charlasdeseguridad@live.com.ar 
@charlasdeseguri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *