Puedes subscribirte al Boletín Semanal de Charlas de Seguridad desde aquí.

Protejan sus manos


Después de los ojos, las manos son probablemente la parte más importante del cuerpo, cuando se trata de realizar un trabajo. Sus manos son las que ganan el salario. Sus manos son, pues, preciosas.

Sin embargo son ellas las que más se lesionan que cualquiera otra parte del cuerpo. En general, cerca de un 25 por ciento de todas las lesiones industriales suceden en las manos o en los dedos. Esto es, claro apenas natural, ya que realizamos casi todo nuestro trabajo con ellas.

guantes-de-seguridad-

Video recomendado:

Video sobre Seguridad Industrial: cuidado de las manos

Aún las gentes de las oficinas pueden lastimarse sus manos. Pueden golpeárselas con un cajón del escritorio o al cerrar un archivador. Pueden romperse una uña llamando por teléfono. O pueden sufrir una infección con el pinchazo de un alfiler.

Para ustedes que están haciendo un trabajo mucho más peligroso que el de la oficina, sus manos están en mayores peligros. Sin embargo no tienen porque ocurrir accidentes en las manos. A pesar de la habilidad de sus manos, ellas no son las que piensan. Son sus servidoras. Ellas van donde ustedes quieran que vayan. Corresponde a ustedes, pues, proteger sus manos, pensar en ellas. Si lo hacen es probable que puedan mantenerlas lejos de todo accidente.

¿Cuáles son algunas de las maneras en que se pueden proteger las manos de lesiones?

1. Usar la herramienta correcta. Usar la llave, el martillo, el destornillador, la palanca, el cincel, etc. del tipo y tamaño apropiado para el trabajo. Una herramienta que es muy pesada o muy liviana muy grande o muy pequeña para el oficio, puede causar una lesión seria en las manos. Y usar una llave por un martillo o unos alicates como llave, pueden arruinar las manos o el equipo.

2. Usar herramientas en buenas condiciones. Las herramientas con filos embotados o ramas, con cabezas desportilladas, mangos agrietados quijadas robadas, son todas potencialmente peligrosas para sus manos. No usen una herramienta dañada “solamente una vez más”. Entréguela, consigan una nueva. Una herramienta puede reemplazarse todos los días, un dedo no hay como hacerlo.

3. Mantenga sus manos lejos de maquinarias en operación. Antes de empezar una reparación su primer movimiento debe ser hacia el cierre del interruptor. Muchas manos han sido amputadas o aplastadas porque el trabajador ha hecho otro movimiento primero. Y no olviden las guardas que están allí para su protección. Nunca operen su máquina sin que la guarda esté en su sitio. Mantengan sus manos siempre protegidas. Un movimiento sin guardas puede ser muy costoso.

4. Tener cuidado en el manejo de materiales. Usen sus guantes cuando estén manipulando cualquier cosa aguda, desafilada, dentellada, astillada. Saquen sus manos oportunamente cuando apilen materiales, no las convierta en un sándwich, prensándolas o aplastándolas.

Si usamos nuestros guantes según las instrucciones, no estamos confiando en la suerte, estamos protegiéndonos contra lesiones serias.

Y recuerden muy bien: No usen guantes cuando estén trabajando en maquinaria.

5. Mantener las manos limpias de químicos irritantes. Hay que evitar el contacto directo con los ácidos, álcalis, solventes, aceites para cortar y productos petrolíferos. Estos productos químicos pueden causar agrietamiento, sequedad, quemaduras y condiciones de la piel que pueden conducir a la pueden conducir a la pérdida de meses de trabajo. El agrietamiento y rupturas de la piel pueden también pavimentar la vía para infecciones por gérmenes que produzcan envenenamiento de la sangre.

Mantengan su piel libre de grasas, mugre e irritaciones. Hay que usar guantes de caucho o plásticos cuando se manejan materias irritantes. Hay que lavarse las manos con jabón suave o un producto apropiado y esto quiere decir que no deben utilizarse productos para limpiar ropa, trementina alcohol o solventes.

6. Hay que tratarse las raspaduras, cortadas y astillamientos. “Solamente un rasguño”, puede ser una última frase. Un raspón, un arañazo puede desarrollarse rápidamente en un envenenamiento de la sangre conduciendo a meses de cama, o una amputación y, tal vez, la muerte. Consiga primeros auxilios, inmediatamente.

La compañía no quiere que ustedes sufran lesiones. El tiempo que demoren preparando sus manos para el trabajo, probablemente economizará tiempo en su ejecución, y a la larga, resultará mucho mejor.

Por tanto, no exponga sus manos a ningún peligro. Son las que ganan su salario, son sus servidoras, cuídenlas!!!

Fuente:

pepsico-mass

Consultas:
charlasdeseguridad@live.com.ar
@charlasdeseguri

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Find the best Premium WordPress Themes, Checking and Free WordPress 4 Themes
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: